Albert&Simón, en el firmamento gastronómico

Albert y Simón, firmamento gastronómico (5)

Descubrir un mundo gourmet. Esto es justo lo que sucede al atravesar las puertas del Restaurante Albert&Simón. Ubicado en la localidad de San Pedro de Alcántara (Marbella), se ha convertido en una referente desde hace ya muchos años de la alta gastronomía de la Costa del Sol.


M.Medina. Febrero 2020.

Un clima de elegancia y distinción que todo lo envuelve. Entrar en el universo de Albert&Simón es algo más –mucho más– que disfrutar de una de las mejores experiencias gastronómicas de la Costa del Sol. Nada en este restaurante queda abandonado al azar. Cada detalle, por ínfimo que pudiera parecer, es cuidado con mimo.

Desde su creación, los reconocimientos no se hicieron esperar. Fue galardonado con el Diploma Les Maîtres Conceils en Gastronomie Française, a la par que designado como el Mejor Restaurante de España en 1990 por parte de la Academia Gastronómica de España y Cofradía de la Buena Mesa. La lista es interminable desde entonces. Y no olvidemos que sus artífices obtuvieron en 1987 una de las primeras Estrellas Michelin otorgadas en Andalucía con su mítico Restaurante ‘Le Soufflé’ de Estepona. Hicieron historia con platos como su Ensalada de Langostinos a la Vinagreta de Frambuesas, el Hígado de Pato fresco Marinado al Aceite de Oliva Virgen y cómo no, el Soufflé Grand Marnier que siguen elaborando con una destreza inigualable.

Simón Benisty continúa al frente de su restaurante con la misma ilusión que el primer día. Su hermano y compañero de viaje Alberto ya no está ente nosotros, pero su espíritu no les ha abandonado y sigue inspirándoles. Hombre de sala, sabe de la importancia del servicio cuando se trata de alta cocina. Tuvimos la oportunidad de conversar con él a la par que con Maribel B.Romero, una gran comunicadora y conocedora del nacimiento y conformación de la alta gastronomía de la Costa del Sol. Maribel ha tenido mucho que ver en la conformación del proyecto de estos dos hermanos que han hecho historia.

“He intervenido de varias formas con ellos desde hace muchos años. Cambios de imagen, elaboración de las cartas… aquí se ha escrito una gran historia. Somos amigos entrañables y de vez en cuando nos reunimos. En pocos sitios se puede disfrutar de una gastronomía de este nivel”. Así nos habla Maribel sobre el papel que ha jugado en Albert&Simón. “Una de las mayores satisfacciones en cuanto a mi trabajo con ellos ha sido la obtención del Premio Internacional a la Mejor Imagen de un restaurante, pero han sido muchos los premios cosechados. Y también algunas curiosidades como haber sido pioneros en la creación de una carta con aguas de todo el mundo”.

Simón Benisty añade: “además nuestra carta de vinos suma más de trecientas referencias y nuestras botellas son custodiadas en una cava muy especial que llama la atención de quienes nos visitan. Vinos de todo el mundo y por supuesto de todas las regiones de España. Cuidamos mucho el maridaje”. Peculiar es también en Albert&Simón el concepto de carta pues “a lo que se pude considerar la carta que todos los restaurantes poseen añadimos la carta de antes y después, pues antes del ágape brindamos una experiencia previa y concluida la cena otra posterior con nuestros cafés, infusiones y bebidas espirituosas sin olvidar grandes vinos de sobremesa”.

La continuidad está garantizada en la persona del joven Jonathan Benisty. Hijo de Albert y por tanto sobrino de Simón, aporta su gran profesionalidad desde el respeto a los principios fundacionales de este emblemático restaurante. Gran sumiller, afirma tras ser preguntado sobre sus propuestas gastronómicas que “Albert&Simón pone en escena una cocina francesa creativa, muy elaborada. Nuestras salsas son muy mimadas”. En lo concerniente a los platos “tenemos lo que llamamos propuestas en miniatura, de entre las que destacaría el huevo escalfado. Se trata de un plato sencillo pero que tiene mucho éxito. De las entradas, la ensalada de vieiras con parmesano y trufa negra. La lubina con pasta y salsa de trufa negra es un plato estrella en el capítulo de los pescados. Y para finalizar qué decir de los soufflés que tanta fama nos han brindado. A ellos añadir la tarta fina de manzana con hojaldre al horno”.

 

Menú degustado

Tartar de atún rojo estilo del Chef Albert.
Huevo escalfado con crema de patata trufada.
Gambas salteadas con puerros y soja.

 

Filete de San Pedro relleno de cangrejo noruego con salsa de bogavante.
Solomillo ibérico con ciruela y salsa de pimienta negra.

 

Soufflé Grand Marnier y Soufflé de mango y fruta de la pasión.
Crujiente de chocolate.