Bodegas Volver en Mejor con Reserva

2018 10 31 Mejor con Reserva-Bodegas Volver (2).JPG

Nunca mejor dicho como en esta ocasión: la vuelta de los encuentros de las cenas maridadas del restaurante Mejor con Reserva viene de la mano de Bodegas Volver.


M.Medina. Torremolinos. 20 sep 2018.

Y fue el pasado día 31 de octubre cuando tuvo lugar una cita entre los vinos de la aclamada Bodegas Volver y las elaboraciones culinarias de Albert Weidig.

Bodegas Volver elabora sus vinos en Alicante, La Mancha, Jumilla y Valencia. Su sello diferencial es el corte moderno de sus caldos, basados principalmente en variedades autóctonas como Monastrell, Tempranillo, Merseguera, Macabeo o Moscatel. Vinos potentes en fruta, limpios y muy estructurados.

La presentación contó con el apoyo de Alberto Egea, reconocido sumiller que ejerce su actividad profesional junto a la prestigiosa distribuidora Bodegas Lara. Le acompañó Alfonso Rodríguez, miembro del departamento comercial de Bodegas Volver. Ambos pusieron en valor unos vinos que contaron con la entusiasta aprobación de los numerosos asistentes al evento.

El primero de los vinos degustados fue Tarima Mediterráneo, un blanco Moscatel y Merseguera de brillante color amarillo pálido con reflejos acerados. De aroma floral y frutal, en boca se presenta expresivo y equilibrado. Le acompañó una ensalada de pepino y cebolla fresca con patatas, salsa de yogurt, cilantro e hierbabuena. Ni que decir tiene que las notas lácticas del yogurt, así como el frescor del cilantro y el pepino combinaron a la perfección con este vino.

Le siguió Wrongo Dongo. De uva 100% Monastrell, su divertido nombre, así como la desenfadada etiqueta anticipa ese corte moderno que citábamos. Un tinto de color cereza intenso, aroma a fruta madura, especias y chocolate, muy potente en boca. El maridaje propuesto fueron unas croquetas de carrillada ibérica. Tanto conceptualmente como gustativamente encajaba con el vino. El formato de croqueta –bocado informal y presto a ser degustado sin cubiertos–, en esta ocasión era doblemente acertado al contener una carne de casquería que no siempre visualmente es aceptada por los más jóvenes en su presentación habitual pero que es de una exquisitez incuestionable.

Tarima Hill –también Monastrell–, es un tinto elegante e intenso. En nariz cerezas, ciruelas, mineralidad y aromas ahumados se mezclan con un tanino muy bien integrado y una acidez brillante. Todo en perfecta armonía. Equilibrado y con un estilo moderno. Una brocheta de pollo Satay con salsa de cacahuete maridó con él. Plato originario de la isla de Java, se ha convertido en muy popular tanto en el Sureste Asiático como en los Países Bajos, fruto del colonialismo holandés en aquellas tierras.

El cierre vino de la mano de un peso pesado de la bodega: Triga. Un tinto Monastrell y Cabernet Sauvignon con una crianza de 20 meses en barrica francesa. De color púrpura oscuro y aromas explosivos de frutas negras que se transforman en notas de regaliz, especias y aceites florales. Potente y largo, su buena acidez le aporta elegancia. En boca arándanos y grosellas con un final picante y concentrado. Un plato originario de Hungría y que es símbolo de toda la región fue la acertada elección: Gulash de ternera con arroz y boniato. Si acertado fue este cocinado no menos lo fue el utilizar batata en lugar de patata, pues de un lado el evento transcurría en la zona de Europa que llevó a cabo por ver primera el cultivo de un subtropical traído de América como es la batata –Málaga sigue siendo la primera productora de Europa de batatas– y por otra parte, este tubérculo es de consumo tradicional en muchos países justo en el día en que este evento era llevado a cabo.

Mejor con Reserva logo


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios