Pablo Castillo, Chef Invitado en KGB

2018 10 25 KGB-Pablo Castillo (14)

Hasta el día 28 de noviembre el Chef Invitado de KGB será Pablo Castillo, jefe de cocina y copropietario de Restaurante SAVOR en San Pedro de Alcántara. El Chef Invitado es una iniciativa que pone la alta cocina al alcance de todos. Cada mes los clientes de KGB disfrutan de dos tapas diseñadas por chefs muy reconocidos a un precio más que popular.


Málaga. Octubre 2018.

El pasado jueves 25 de octubre se llevó a cabo la presentación del que es ya nuevo Chef Invitado en Restaurante KGB. Pablo Castillo, de SAVOR Restaurante y Tapas en San Pedro Alcántara, uno de los Chefs Joven Revelación de este año en la Costa del Sol.

 

Tras narrar su ya dilatada trayectoria profesional pese a su juventud –que incluye varios años de trabajo en proyectos gastronómicos desarrollados en el Caribe– se ocupó de comentar las que serán sus dos tapas que estarán en la carta de KGB hasta el próximo día 28 de noviembre.

La primera de ellas es un Taco-Tapa de ropa vieja Cubana con guacamole, cilantro, lima y cebolla roja. Un homenaje sin duda a esa etapa de su vida en la isla de Cuba.

 

La ropa vieja es en esencia una carne desmenuzada que se elabora tanto en España como en Cuba y otros países de Latinoamérica. Partiendo de ese concepto nacen muchas posibles elaboraciones. Sin duda es un plato de ida y vuelta en esa relación tan estrecha en lo gastronómico entre España y el Nuevo Mundo. Su nacimiento lo encontramos en la cocina sefardí medieval.

 

La segunda de las propuestas de Pablo Castillo es un Tataki de atún rojo con Ponzu trufado, pepino encurtido, migas marinas y alga Wakame. El propio Pablo justificó en la presentación que apostaba por este formato pese a que se ha abusado de él en las cartas de muchos restaurantes, llegando a ser omnipresente. Apostillaremos que muchos han pensado que era suficiente bautizar el plato con el término Tataki y hacer algo básico. No es el caso de la exquisitez del plato elaborado por Pablo. Tataki es un término japonés que se podría traducir como apilado. Su historia entronca con las sagas de los samuráis, pues se atribuye a Sakamoto Ryōma, un samurái del siglo XIX, su difusión. Paradójicamente la inspiración de este plato es de origen europeo, pues lo aprendió de los extranjeros que vivían en la ciudad de Nagasaki.​

 

KGB_logo

@kgbmalaga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios