La Chalana, la tradición del Chiringuito

La Chalana 26 aniversario (21).JPG

Ubicada en la popular Playa del Bajondillo de Torremolinos, en el Paseo Marítimo de Playamar, La Chalana –anteriormente conocida como Los Remos de La Chalana– representa la esencia de lo más representativo de la gastronomía española estival de costa: los chiringuitos.


M.Medina. Málaga. 8 ago 2018.

Justo hoy, 8 de agosto de 2018, se cumple el aniversario de la fundación del Chiringuito La Chalana. Nada menos que 26 años han transcurrido desde que Antonio Sánchez Palomo y Charo Domínguez Montes iniciasen este proyecto –no exento de dificultades y vicisitudes– hasta lograr convertirse en referentes de estos templos de la gastronomía popular que representan –y nos representan en todo el mundo– que son los chiringuitos de playa.

Una Chalana es una pequeña embarcación tradicional de fondo plano, proa aguda y popa cuadrada. Sus remos la impulsan. Del mismo modo, Antonio y Charo han bogado en Los Remos de La Chalana todos estos años. Ahora, sus hijos Mar y Antonio, poco a poco van conociendo en sus periodos vacacionales los entresijos de un negocio familiar que tiene mucho de eso, de transmitir al comensal la sensación de estar en familia.

El chiringuito –o merendero, como lo llamábamos antaño los oriundos de estas costas– es parte del ADN del malagueño y eje del recuerdo que el turista nacional e internacional se lleva de su estancia vacacional en nuestro litoral. Lugares de encuentros al refugio del calor del medio día en busca del sabroso espeto de sardina acompañado de cerveza bien fría. Y también cita gastronómica de esas noches malagueñas en las que la brisa del mar, el olor de la Dama de Noche y el lejano centelleo de las barcas que faenan en la bahía de Málaga se concentran en la mesa en forma de mariscos y pescaíto frito.

A veces, sus clientes lucen una pulsera de plástico que claramente les identifica. Rodeada de hoteles en los que el “todo incluido” en ocasiones se aleja de la rica esencia gastronómica de esta tierra, La Chalana luce con orgullo su humilde proa frente a estas moles de hormigón que la escoltan. En Chiringuito la Chalana sí que realmente está todo incluido: la cultura, la alimentación, la salud, el turismo, la restauración, la agroalimentación, el desarrollo local, la divulgación, el fomento y promoción de los productos, el recetario tradicional y las costumbres que constituyen el patrimonio cultural y gastronómico de Málaga. Poco de ello encontraremos en los anodinos buffet de hotel. Y no hablemos ya del servicio. El trato cercano y personal en un chiringuito es otro de sus alicientes que desemboca en que años tras año el veraneante acuda fielmente a la cita con ellos.

 

 Entrevistamos a Charo Domínguez, propietaria junto a su marido Antonio Sánchez de Chiringuito La Chalana

 –Cuéntanos un poco la historia de este chiringuito

–Empezamos en 1992, tal día como hoy, parece mentira, pero han pasado ya 26 años. El proyecto lo inició Antonio. Yo lo conocí cinco años después. Me casé con él… ¡y también con el chiringuito! Ninguno de los dos venimos de familia de restauradores, pero a los dos no apasionaba todo esto.

–Siempre habéis mantenido la esencia del tradicional chiringuito

–Así es. Esto es un lugar de pescados de la zona, aunque también elaboramos carnes. Tenemos una clientela fija junto a otros que vienen a conocernos. Muchos son extranjeros: holandeses, ingleses, alemanes… Algunos son residentes u otros veraneantes. Aquí somos como una gran familia internacional.

–¿Qué temporada estáis abiertos?

–Arrancamos la temporada en marzo y la concluimos en octubre. Este año nos hemos propuesto alargarla un poco más, puede que hasta noviembre o principios de diciembre. Tenemos cocina non-stop desde las diez y media hasta la media noche. Damos más servicios de almuerzos que de cenas, pero siempre, por muy lleno que estemos, daremos satisfacción a los que vienen a esta casa. Las cenas tienen el encanto de esos impresionantes anocheceres en nuestra bahía.

–¿Siempre al timón?

–Somos un equipo de casi diez personas, pero desde que se abre hasta que se cierra estoy aquí. No podría estar en otro lugar. El trabajo es duro pero el cariño que recibimos de nuestros clientes, que acaban por convertirse en amigos, todo lo compensa.

La Chalana 26 aniversario (22).JPG

Chiringuito La Chalana
Paseo Marítimo de Playamar, Km.12
Torremolinos
Reservas 952 386645 / 626 156439

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios